Skip to Content

Ella consiguió el último asiento de un vuelo junto a un desconocido. Ahora llevan 40 años casados

Alexandra Ferguson

(CNN) — Vickie Moretz nunca había salido del sur de Estados Unidos, y mucho menos había viajado al extranjero. La perspectiva de cruzar el Atlántico en avión era emocionante y aterradora al mismo tiempo.

Era febrero de 1982. Vickie tenía 22 años, acababa de graduarse de la Universidad de Tennessee e iba a Londres para participar en un programa de estudios.

Viajaba con una de sus mejores amigas, Sandra. Las dos jóvenes hicieron maletas enormes (“Nos llevamos todo lo que había en nuestro armario, dos maletas grandes cada una”) y las arrastraron desde Ohio, vía Nueva Orleans, hasta lo que entonces se llamaba Aeropuerto Nacional de Washington.

Las amigas habían reservado pasajes “standby”, en lista de espera, en un vuelo de World Airways al aeropuerto londinense de Heathrow. Lo habían hecho porque era la opción más barata. Nunca se les ocurrió cuestionar por qué los pasajes eran tan económicos.

“Ni siquiera sabía lo que significaba la palabra ‘standby'”, cuenta Vickie a CNN Travel. “Lo único que sabía era que había conseguido un buen precio”.

Las dos mujeres estaban tan aliviadas de haber llegado a la ciudad de Washington, no había sido poca cosa arrastrar sus grandes maletas hasta un autobús y un tren con mucho tráfico que, cuando llegaron al aeropuerto, ambas se relajaron.

“No sabía que había que registrar la maleta, no sabía qué había que hacer”, recuerda Vickie.

Cuando Vickie y Sandra se dieron cuenta de que sus pasajes no garantizaban que fueran a abordar el vuelo, entraron en pánico.

En la puerta de abordaje, las dos mujeres esperaban ansiosas, llorando ante la idea de que no conseguirían subir o, peor aún, de que una de ellas podría ser admitida y la otra no.

Entre sollozos, explicaron al personal del aeropuerto que ninguna de las dos había viajado antes al extranjero y que contaban la una con la otra como apoyo moral.

A Sandra la dejaron subir primero. Unos minutos después, a Vickie le dijeron que le había tocado el último asiento del avión.

“Me pasaron por primera clase, me acompañaron hasta la parte trasera del avión, dieron la vuelta, tiraron mi equipaje en un asiento, golpeó a la persona que estaba a su lado, se dio la vuelta y era mi amiga”.

Contra todo pronóstico, Vickie y Sandra no solo habían conseguido abordar, sino que habían acabado sentadas una al lado de la otra. Se abrazaron y se secaron las lágrimas mientras respiraban aliviadas. Y entonces Sandra le presentó a Vickie al hombre que completaba su fila de tres.

“Este es Graham”, dijo. “Es de Inglaterra”.

Graham saludó con una sonrisa. Vestido con un jersey verde y el pelo rizado y pelirrojo, desprendía una confianza amistosa y relajada que tranquilizó a Vickie al instante. El pánico de las últimas horas se disipó oficialmente.

Él también tenía 22 años y era de Lancashire, en el norte de Inglaterra. Se había graduado el año anterior en la Universidad de Leeds y acababa de pasar varios meses viajando por Estados Unidos a la espera de empezar la carrera de Derecho.

“Ahorré algo de dinero, compré un pasaje de ida a Nueva Orleans y me pasé unas seis semanas conduciendo por Estados Unidos hasta que se me acabó el dinero”, cuenta Graham a CNN Travel.

Se conocieron en un tren nocturno en Europa. Ahora llevan casi 30 años casados

Al igual que Vickie y Sandra, Graham reservó un pasaje en lista de espera. A diferencia de Vickie y Sandra, él sabía lo que eso significaba. No tenía ni idea de si le dejarían subir al vuelo o no, pero estaba encantado de conseguir un asiento, e igualmente encantado de sentarse con dos amables estadounidenses deseosas de saberlo todo sobre el Reino Unido.

“Estaban exhaustas y agotadas, pero evidentemente emocionadas por reencontrarse en el avión”, recuerda Graham. “Y nos pusimos a charlar”.

A Graham le cayeron bien Vickie y Sandra enseguida: eran una compañía relajada y divertida y su entusiasmo era contagioso. Les contaba historias sobre Inglaterra y le encantaba saber cómo era la vida en el sur de Estados Unidos.

A Vickie también le agradó Graham. Gracias a él, disfrutó de un primer vuelo transatlántico estupendo.

“Nos reímos muchísimo”, recuerda Vickie. “Estuvimos despiertos toda la noche, y era la segunda noche que pasábamos despiertas, Sandra y yo, porque la noche anterior habíamos estado despiertas intentando llegar al aeropuerto. Y él era encantador. Se convirtió de inmediato en un buen amigo”.

Aunque Vickie pensó que Graham era divertido y relajado, no creía que fuera más que un amigo, al menos no para ella.

“Por aquel entonces era pelirrojo y tenía el pelo rizado, era una permanente, no era de verdad, y a mi amiga le encantan los chicos con el pelo rizado. Así que pensé: ‘Qué bien, Sandra conoció a alguien'”.

Graham prometió ayudar a Vickie y Sandra a transportar su equipaje desde Heathrow hasta el centro de Londres. Después tendría que volver al norte a ver a su familia, pero dijo que no tardaría en regresar a la capital.

“Estábamos entusiasmadas porque iba a enseñarnos la ciudad”, recuerda Vickie. “Nos contó la historia de Inglaterra durante toda la noche”.

Vickie recuerda vívidamente a Graham intentando explicar 1066, considerada una fecha crucial en la historia inglesa, cuando Guillermo de Normandía derrotó al rey Harold II en la batalla de Hastings.

“Ni siquiera sabía lo que era 1066”, dice Vickie. “En cuanto salí del avión, sabía todo lo que había pasado. Me sorprende que al final no me hubiera aprendido de memoria los reyes y reinas”.

“Disfruté educando a las chicas y presentándoles mi país”, dice Graham. “No podía creerme la suerte que tuve de sentarme al lado de dos rubias preciosas, y desde luego estaba deseando volver a verlas. Hice planes en firme para visitarlas antes de dejarlas ese primer día”.

Tras aterrizar en el Reino Unido, el trío se dirigió en tren al céntrico hotel donde Vickie y Sandra iban a vivir y trabajar durante los tres meses siguientes. Graham les enseñó a Vickie y Sandra a desenvolverse en el sistema de transporte extranjero y les ayudó a subir y bajar sus grandes maletas de los vagones.

Era hora pico y el trío se encontró en un tren muy concurrido. A Vickie le sorprendió que nadie charlaba ni se miraba. Los tres interrumpieron la tranquilidad con su animada charla.

“Los tres causamos un alboroto con nuestras risas y nuestros constantes comentarios mientras señalábamos por las ventanillas, lo que hizo que algunos sonrieran ante nuestra emoción”, recuerda Vickie.

“Cuando salimos de la estación, nos sobrecogió lo bonito que era Londres, incluso con la llovizna, y nos enamoramos de la ciudad ese mismo día”.

Antes de despedirse y prepararse para tomar su tren hacia el norte, a casa de sus padres, Graham invitó a Vickie y Sandra a su primera taza de té británico. Prometió volver el fin de semana siguiente, pero su partida aún tenía un tinte de tristeza.

“Mientras tomábamos el té y él se preparaba para irse, nosotras decíamos: ‘Ay, no’. Se había convertido en nuestro mejor amigo. Y pensábamos: ‘Oh, odiamos que se vaya’. Así que dije: ‘Bueno, tenemos que tomarnos fotos'”, recuerda Vickie.

Vickie y Graham posaron para esta fotografía horas después de conocerse en 1982, tras desembarcar del avión en Londres. Crédito: Familia Kidner

Vickie sacó su cámara y tomó su primera fotografía en Londres: Graham y Sandra, sonriendo juntos.

Luego le pasó la cámara a Sandra y posó para su propia foto con Graham. Sin pensarlo, la turista estadounidense y el desconocido británico se abrazaron y se inclinaron, rozándose las manos y tocándose las cabezas.

“Seguía pensando que era más para Sandra que para mí”, dice Vickie. “Pero en nuestra foto —se tomó la misma foto con Sandra y sus manos están más separadas— y, por supuesto, en la nuestra, nuestras manos están una contra la otra, lo cual es bastante gracioso. Supongo que era un vistazo al futuro”.

En aquel momento, Vickie no le dio importancia. La foto era simplemente para celebrar el comienzo de su aventura en el Reino Unido.

“Era solo para conmemorar: llegamos a Londres, y aquí estamos. Y aquí está nuestro nuevo amigo, nuestro nuevo y único amigo en Londres”, recuerda.

Graham se despidió prometiendo volver el fin de semana siguiente.

Un día perfecto en Londres

La primera semana de Vickie en Londres fue un fogueo. Sandra y ella trabajaban en la limpieza de un hotel. Estaban despistadas y comprometidas a partes iguales, encantadas de experimentar algo nuevo y sin idea de cómo hacerlo.

“Tenía una licenciatura en administración de empresas, una especialización en informática y otra en el sector inmobiliario. Rara vez me había hecho mi propia cama y había venido allí a ser camarera. Así que estábamos muy nerviosas por empezar a trabajar allí”, dice Vickie.

Vickie también recuerda un auténtico choque cultural. La mayor parte de lo que sabía sobre el Reino Unido lo había aprendido de Graham en el vuelo de siete horas a través del Atlántico. Se sintió observada, con su acento del sur de Estados Unidos, en medio de un mar de acentos británicos.

“Por aquel entonces, los estadounidenses nos visitaban, claro, pero no como ahora. Ahora, los británicos y los estadounidenses están tan acostumbrados a estar juntos que es muy parecido. Entonces era muy diferente”, dice Vickie.

“Nos miraron con lupa cuando llegamos. Pero me moría de ganas de que volviera”.

De vuelta a casa, en Lancashire, Graham llamó a un amigo suyo de la universidad que vivía en Londres –Jim– y le pasó los datos de Vickie y Sandra, sugiriéndole a Jim que las buscara.

“Quedó con ellas y las llevó a tomar algo. Inmediatamente saqué el pasaje de tren para volver el fin de semana siguiente”, cuenta Graham. “Así que ese era el plan. Y no había duda de que iba a hacerlo”.

El sábado siguiente, como había prometido, Graham volvió a Londres y él y Jim llevaron a Vickie y Sandra a hacer turismo por Londres.

El tiempo era espléndido y el grupo entró y salió de museos y pubs, y posó para fotos delante de lugares emblemáticos de Londres. Vickie y Sandra disfrutaron de su primer tradicional pescado con papas fritas, se subieron a las estatuas de leones de Trafalgar Square, se asomaron al número 10 de Downing Street y se maravillaron ante la imponente grandeza de la catedral de San Pablo.

“Todos corríamos de un lado a otro. Nos la pasamos muy bien. Todos nos llevábamos muy bien, bromeábamos y nos reíamos”, recuerda Vickie.

“Nuestra amistad con estos chicos era tan fácil, como si los conociéramos desde hacía años”, escribió Vickie en su diario aquel día.

Vickie seguía sospechando que Sandra tenía interés por Graham. Se alegraba por ellos y entendía por qué le gustaba a Sandra.

“Su preocupación por nosotras y su cálida personalidad eran entrañables, y lo considerábamos especial porque nos había dado a conocer este país incluso antes de que llegáramos, por no hablar de sus rizos pelirrojos y sus sonrientes ojos verdes”.

Por la tarde, el grupo se dirigió a Portobello Road, donde se encuentra uno de los mercadillos más famosos del mundo, una mezcla de antigüedades, puestos de frutas y verduras y todo lo que se pueda imaginar.

Al subir las escaleras eléctricas para salir de la estación de metro de Londres, Vickie y Graham se encontraron uno al lado del otro. Sandra y Jim estaban más abajo, entre una multitud de turistas y locales.

De repente, una mujer que estaba en el escalón de delante de Vickie y Graham se giró para observarlos. Al principio no se percataron de su presencia, pues ambos estaban preocupados el uno por el otro. Entonces ella habló:

“Los dos son escorpio”, dijo. Fue más una afirmación que una pregunta.

“Sí, señora”, dijo Vickie, sorprendida. No sabía la fecha de nacimiento de Graham, y mucho menos su signo del zodíaco, pero se volvió para mirarlo expectante.

Graham dijo que sí, que él también era escorpio.

La desconocida sonrió, como si esto confirmara todo lo que ella ya sabía.

“Tendrán un gran amor y siempre estarán juntos”, dijo, y luego se dio la vuelta para bajar de la escalera eléctrica.

“Graham y yo nos miramos, completamente confundidos, y casi tropezamos con la escalera”, escribió Vickie en su diario.

“Nos hizo mucha gracia”, recuerda hoy Vickie. “Nos reímos y nos moríamos de ganas de contárselo a Sandra y a Jim. Nos pareció muy gracioso”.

Pero escuchar las palabras de la mujer cambió algo tanto en Vickie como en Graham.

“Al final de aquella noche, estábamos tomados de la mano”, dice hoy Vickie. “Eso fue el 6 de marzo. Y luego nos comprometimos el 4 de julio, y nos casamos el 28 de diciembre”.

Punto de inflexión

Graham y Vickie se volvieron muy cercanos tras pasar juntos el día recorriendo Londres. Crédito: Familia Kidner

La interacción con la mujer de la escalera eléctrica pareció divertida al principio. Pero, mirando atrás, Graham cree que fue un punto de inflexión.

“Ese fue el momento”, dice.

“El día ya había sido casi perfecto, y ahora Graham y yo nos mirábamos con otros ojos”, escribió Vickie en su diario.

Esa noche, el grupo disfrutó de una copa en The Bloomsbury Tavern. Cuando se marchaban, Graham se acercó para tomar la mano de Vickie.

“Me tomó de la mano y yo le correspondí, lo que no es habitual en mí. Estaba predestinado. Quiero decir, fue… es… muy extraño, pero definitivamente estaba destinado a ser”, dice Vickie hoy.

La química y la conexión entre Vickie y Graham eran tan naturales que Sandra, a quien, como Vickie esperaba, Graham le gustaba bastante, se alegró inmediatamente por ellos.

“Estaba encantada cuando nos juntamos, dijo que le parecía apropiado”, dice Vickie.

A partir de esa noche, Vickie y Graham fueron pareja. Graham viajaba a Londres desde Lancashire siempre que podía. Y solo tres semanas después de conocerse en el avión, Vickie viajó al norte de Inglaterra con Graham para conocer a sus padres.

A los padres de Graham les preocupaba que su hijo viajara solo por Estados Unidos; su madre tenía un miedo particular a las sectas en el país. Pero en todas las situaciones hipotéticas por las que se había preocupado, nunca había pensado que podría conocer a una chica estadounidense en un avión y enamorarse al instante. No sabía qué pensar.

“Creo que les sorprendió mucho que estuviéramos saliendo y que fuéramos serios de inmediato”, dice Vickie.

Vickie y Graham se esforzaron por aprovechar al máximo su estancia juntos en el Reino Unido. Sabían que había una fecha límite: Vickie tenía que volver a Estados Unidos en cuestión de meses y saber esto aceleró su relación.

“No queríamos separarnos una vez que nos conocimos, así que sabíamos que íbamos a tener que hacer planes permanentes”, dice Graham.

“Sabíamos que mi tiempo se iba a acabar rápidamente. Así que tuvimos que actuar con rapidez”, dice Vickie. “¿Qué hacemos para vernos, para seguir juntos? Y recuerdo que dijimos que tendríamos que casarnos, lo cual era raro porque acabábamos de terminar la universidad. Lo último que se me pasaba por la cabeza era casarme”.

La pareja charlaba sobre su futuro sentados juntos en el frondoso Bloomsbury Square Garden, un tranquilo espacio verde cerca del hotel donde Vickie vivía y trabajaba.

“Nos sentábamos allí y todo era tan tranquilo. Era como si el mundo estuviera bien. Eso era todo lo que teníamos que hacer, sentarnos juntos y el mundo se sentía bien”, recuerda Vickie.

Vickie también mantuvo largas conversaciones con Sandra sobre qué hacer. ¿Casarse tan pronto era un error? Su amiga la apoyaba.

“Nunca había conocido a dos personas que parecieran tan adecuadas la una para la otra como ustedes, y menos tan rápido”, recuerda Vickie que le dijo Sandra.

Durante su estancia en Londres, Vickie se mantuvo en contacto con sus padres a través de cartas enviadas a Tennessee. En 1982, las llamadas transatlánticas de larga distancia eran muy caras. En lugar de eso, escribió sobre Graham en largas cartas, explicando que iban en serio y sugiriendo que el matrimonio podría ser una posibilidad.

“Mi madre decía que, decidiera lo que decidiera, sabía que siempre tomaría buenas decisiones”, recuerda Vickie.

En cuanto a los padres de Graham, les preocupaba que la carrera de Derecho de su hijo se pudiera descarrilar por un romance transatlántico. Pero se dieron cuenta de lo mucho que quería a Vickie y apoyaron su decisión. Sus amigos se sorprendieron, pero lo apoyaron.

“Jim estaba sorprendido por la rapidez con la que todo estaba sucediendo, pero feliz por nosotros”, recuerda Graham. “Mis otros amigos estaban sorprendidos, pero una vez que conocieron a Vickie, entendieron por qué me había enamorado de ella”.

Dos extraños se conocieron en una pista de baile en Nueva York hace 24 años. Esto es lo que pasó después

Una propuesta y un matrimonio

Vickie y Graham se casaron en Estados Unidos en diciembre de 1982. Crédito: Familia Kidner

El 4 de julio de 1982, Graham le propuso matrimonio. A pesar de todas las conversaciones previas, Vickie seguía sorprendida. Habían hablado tanto sobre el matrimonio que ella no creía que se lo propondría oficialmente… no hacía falta decirlo, ¿no?

“Tomamos la decisión de casarnos antes del compromiso oficial, pero yo quería ser tradicional y pedírselo de rodillas”, recuerda Graham.

El 4 de julio, fiesta nacional en Estados Unidos, parecía una fecha apropiada.

“Vino a la habitación y me dijo: ‘Si vamos a hacer esto, tenemos que hacerlo bien’. Se arrodilló y me lo pidió. Y me dio el anillo que había comprado, que era tan dulce”, dice Vickie.

Pero Vickie tuvo que volver a Estados Unidos en septiembre. Fue una despedida llena de lágrimas en el aeropuerto londinense de Heathrow.

“El despegue del avión me hizo llorar de nuevo”, escribió Vickie en su diario. “Era algo más que dejar a alguien a quien quería durante unos meses; se trataba del final de un capítulo de mi vida. Un capítulo inesperado. Uno en el que me arriesgué y funcionó y en el que había aprendido y crecido tanto”.

En diciembre de 1982, Vickie y Graham se reencontraron en Estados Unidos el día de su boda. Graham recuerda la surrealista y emocionante semana en la que conoció a toda la familia de Vickie a los pocos días de su boda. La familia de Vickie también conoció a los padres de Graham esa semana: fue un torbellino, pero un torbellino feliz.

“Todo el mundo se enamoró de él en cuanto lo conoció, y su familia también les cayó muy bien”, dice Vickie.

La boda se celebró en Bristol, Virginia. Vickie adoptó el apellido de Graham, convirtiéndose en Vickie Kidner.

Después la pareja regresó al Reino Unido, donde vivieron los dos años siguientes mientras Graham terminaba la carrera de Derecho.

Después, Vickie y Graham se trasladaron a Estados Unidos. Se debatían entre la vida en el Reino Unido y la vida en Estados Unidos. Pero al final se impuso Estados Unidos.

“No quería tanto dejar a mi familia, no estaba acostumbrada. Recuerda que era la primera vez que salía del país, o del sur”, dice Vickie.

“Como había estado solo en Estados Unidos, creo que era un poco más aventurero y estaba dispuesto a arriesgarme un poco más y viajar y hacer algo diferente”, dice Graham.

Vickie y Graham tuvieron dos hijos, a los que criaron en Estados Unidos mezclando muchas tradiciones británicas.

Aquí están Vickie y Graham con sus dos hijos en un viaje familiar a Londres en los años 90. Crédito: Familia Kidner

Graham está especialmente orgulloso de sus cenas navideñas inglesas: “Suelo hacer budines de Yorkshire”, explica. “Papas asadas, pudín de Navidad…”.

Cuando sus hijos eran pequeños, Vickie y Graham también los llevaban regularmente de viaje a Inglaterra para visitar a su familia.

Hoy, a Vickie y Graham les sigue gustando volver al Reino Unido, especialmente a Londres: siempre es especial para ellos regresar a los lugares donde comenzó su noviazgo. El hotel donde trabajaba Vickie es ahora un conjunto de departamentos. Pero en un viaje reciente en 2022, el administrador del edificio dejó entrar en el vestíbulo a unos nostálgicos Vickie y Graham para que echaran un vistazo.

“No se parece en nada a como era antes. Pero tuvimos muchos recuerdos felices allí”, dice Vickie.

Después, la pareja se sentó en Bloomsbury Square, el lugar verde donde hablaron por primera vez de matrimonio.

Fue especial e irreal ver lo lejos que habían llegado en cuatro décadas.

Siguen siendo amigos de Sandra y Jim, y disfrutaron poniéndose al día con Jim durante ese reciente viaje al Reino Unido.

Cuatro décadas después

Vickie y Graham celebraron recientemente su 40 aniversario de boda, recreando la foto que se hicieron el día que se conocieron. Crédito: Amanda Caldwell Fotografía

Vickie y Graham celebraron recientemente su 40 aniversario de boda. Para conmemorar la ocasión, su vecina Amanda Caldwell, que es fotógrafa, vino a fotografiar a Vickie y Graham. Consiguió que la pareja recreara la foto que se hicieron el día que se conocieron, el primer día de Vickie en Londres, abrazados y sonrientes.

“Nos conocimos cuando teníamos 22 años. Los dos acabábamos de cumplir 23 cuando nos casamos. Y ahora tenemos 63”, dice Vickie.

“Es difícil de creer”, dice Graham.

“El tiempo pasa muy rápido”, dice Vickie.

Aquella primera taza de té juntos en 1982 se convirtió en muchas más teteras compartidas. Vickie y Graham dicen que siempre les ha gustado “no hacer nada” juntos, disfrutando tanto de los pequeños momentos como de las grandes aventuras.

“Hay que disfrutar de no hacer nada juntos, pero también de hacer cosas juntos”, dice Vickie. “Si te casas con un amigo, se trata de encontrar a alguien con quien puedas ser amigo, porque los amigos se conservan”.

“Y también es aceptar lo bueno y lo malo”, añade. “Tus intereses cambian con los años hasta cierto punto. Criar a los hijos juntos no siempre es fácil. Pero por eso te casas con un amigo, alguien con quien disfrutas”.

Hoy en día, cuando ambos viajan juntos en avión, Graham suele ponerse los auriculares antes de despegar, se enfrasca en un libro y no habla con nadie.

“Se ha vuelto muy, muy británico”, bromea Vickie, que dice que siempre charlará con algún vecino de asiento.

Aun así, viajar juntos siempre les lleva a reflexionar sobre cómo se conocieron y la coincidencia de que ambos reservaran el mismo vuelo, ambos reservaran asientos en lista de espera y, contra todo pronóstico, ambos consiguieran abordar aquel vuelo de World Airways a Londres.

“Es increíble todo lo que tuvo que pasar para que nos conociéramos”, dice Graham. “Un pequeño cambio de planes y nunca nos habríamos conocido. Estaba predestinado”.

“Fue increíble cómo nos conocimos y cómo salieron las cosas”, dice Vickie. “Y que sigamos juntos, eso también es increíble, no nos conocíamos de verdad… nos conocíamos y no nos conocíamos. Y aun así seguimos aquí”.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: Noticias - CNN

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KTVZ NewsChannel 21 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content