Skip to Content

El caso de la ‘viuda negra’ japonesa de 74 años que asesinó a sus amantes con ciuanuro

Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — A los 75 años, Isao Kakehi gozaba de buena salud y estaba enamorado.

Era 2013, y se había embarcado en una nueva y emocionante relación con Chisako Kakehi, una viuda de 67 años que conoció a través de una agencia de emparejamiento japonesa.

En dos meses, la pareja se casó, se mudaron juntos y comenzaron una vida aparentemente feliz en la ciudad de Muko de Kioto, haciendo pasteles de arroz para las celebraciones de Año Nuevo.

Pero Isao Kakehi no vivió para ver el año nuevo.

El 28 de diciembre, se convirtió en la cuarta y última víctima de la asesina conocida como la “Viuda Negra” de Japón.

Chisako Kakehi, ahora de 74 años, está en el corredor de la muerte por asesinar a tres parejas románticas y por intentar asesinar a una cuarta.

Los asesinatos comenzaron en 2007, cuando tenía 61 años, pero escapó de sospechas hasta que la muerte de Isao Kakehi provocó una investigación policial que resultó en su arresto en 2014.

Los investigadores registran la casa de Chisako Kakehi y su difunto esposo Isao el 20 de noviembre de 2014 en Muko, Japón.

En 2017, fue sentenciada a muerte después de uno de los juicios más largos de Japón. Una apelación para revocar el fallo fracasó en junio.

“Ella usó una agencia de emparejamiento para familiarizarse con las víctimas ancianas una tras otra y las envenenó después de hacer que confiaran en ella”, dijo el juez en el fallo de junio, según la emisora pública NHK.

“Es un crimen despiadado basado en una fuerte intención asesina planificada”, agregó.

El caso cautivó a Japón y destacó los peligros que acechan para los solteros mayores vulnerables a las estafas amorosas en Internet.

Y también ha hecho que el país se cuestione por qué una mujer en esa edad comenzaría a matar a los hombres que pretendía amar.

Así comenzaron los asesinatos

Para ser una mujer que se ha hecho famosa en Japón, poco se sabe públicamente sobre la vida personal de Chisako Kakehi.

Nacida en la prefectura de Saga en el suroeste de Japón, Kakehi trabajó en una imprenta y se casó con su primer marido en 1969, cuando tenía 23 años, según Asahi News, afiliada de CNN.

Esta foto de Chisako Kakehi, conocida como la “Viuda Negra” de Japón, la muestra en una corte japonesa en noviembre de 2017. (Crédito: Kyodo News via AP)

Su matrimonio duró 25 años antes de la muerte de su esposo a causa de una enfermedad en 1994.

Para 2007, ella había entrado en una relación con Toshiaki Suehiro, de 78 años.

La tarde del 18 de diciembre de 2007, Kakehi almorzó con Suehiro y sus hijos. Suehiro tomaba suplementos para la salud, lo que le facilitó a Kakehi disfrazar una cápsula de cianuro como una de sus píldoras y dársela, según el fallo.

Menos de 15 minutos después del almuerzo, Suehiro colapsó inconsciente en la calle. Cuando llegó una ambulancia, estaba jadeando y “a punto de dejar de respirar”, dijo el fallo de la corte.

Kakehi acompañó a Suehiro al hospital, pero se dio a sí misma un seudónimo, “Hiraoka”, cuando hablaba con el personal de la ambulancia y la familia de Suehiro. En el hospital, los médicos descubrieron que estaba cerca de la muerte después de sufrir asfixia.

Suehiro sobrevivió. Fue la única de las cuatro víctimas de Kakehi que lo hizo, pero quedó con una “disfunción superior incurable y discapacidad visual”, dijo el fallo de la corte. Murió un año y medio después de una enfermedad no relacionada, según Asahi News.

Unos años más tarde, Kakehi estaba contemplando a su próxima víctima.

La víctima de una motocicleta

Masanori Honda estaba en buena forma a sus 71 años.

Para 2011, su diabetes había disminuido a un “estado leve” y frecuentaba clubes deportivos, según el fallo.

También se estaba sumergiendo de cabeza en una relación con Kakehi.

Aunque no está claro cómo se conocieron o cuánto tiempo estuvieron saliendo, la pareja le contó a sus amigos ese mismo año que planeaban casarse.

La primavera siguiente, Kakehi se mudó con Honda.

El 9 de marzo de 2012, se encontró a Honda en una tienda, luego los dos tomaron caminos separados. Alrededor de las 5 de la tarde de ese día, perdió el conocimiento mientras conducía una motocicleta. Menos de dos horas después en el hospital, los médicos confirmaron su muerte.

La evidencia más tarde mostró que Kakehi no tenía planes de vivir por el resto de sus días con Honda. Dos meses antes de su muerte, en enero de 2012, ya había comenzado a salir en secreto con otros hombres a través de una agencia de citas.

El sobreviviente de cáncer y la víctima final

Minoru Hioki luchó con la soledad y una recaída del cáncer de pulmón en sus últimos años. Pero en julio de 2013, la vida estaba mejorando: su cáncer había sido tratado casi por completo con radioterapia y “estaba muy bien de salud”, decía el fallo.

Además, el hombre de 75 años tenía un nuevo interés romántico.

En agosto de 2013, Hioki parecía muy enamorado de Kakehi. Le escribió en un correo electrónico que quería “permanecer juntos para siempre”. Eran cercanos, a menudo comían juntos y pasaban la noche en casa del otro, según el fallo.

Su idílico romance llegó a su fin el 20 de septiembre cuando la pareja salió a cenar.

Hioki, al igual que Suehiro, el segundo marido de Kakehi, a menudo tomaba suplementos para la salud en forma de píldoras, por lo que era fácil para ella darle una píldora de cianuro “bajo la apariencia de comida saludable”, dice el fallo. Acababan de terminar su comida cuando Hioki perdió el conocimiento. Cuando llegó una ambulancia, estaba “respirando dolorosamente y jadeando”, según el fallo.

A pesar de saber que tenía hijos y que se había recuperado de su cáncer, Kakehi le mintió al equipo de la ambulancia, alegando que no tenía familia y que sufría de cáncer de pulmón terminal. Cuando le ofrecieron el procedimiento de reanimación, ella rechazó el permiso para reanimarlo. Murió en dos horas.

Kakehi solo pareció volverse más audaz a medida que acumulaba relaciones y víctimas. En noviembre de 2013, solo dos meses después de la muerte de Hioki, ya se había casado con su próximo y último objetivo: Isao Kakehi. Y apenas un mes después de su boda, comenzó a salir con otro hombre en secreto, según el fallo.

Pero Isao Kakehi no se dio cuenta y parecía tener un renovado entusiasmo por la vida. En intercambios de correo electrónico y mensajes, le dijo a su nueva esposa que quería “hacer todo lo posible para disfrutar de una segunda vida brillante y vivir mucho tiempo”.

A las pocas semanas de su matrimonio, el recién casado sufrió un paro cardiopulmonar poco después de cenar en casa con su nueva esposa. Llamó a la ambulancia, que lo llevó rápidamente al hospital, pero murió solo una hora después.

Su muerte despertó sospechas sobre la serie de desafortunados amantes de Kakehi, lo que desencadenó en una investigación policial que rápidamente desenredó su red de engaños.

Las autopsias son raras en Japón y, por lo general, solo se realizan cuando existe una sospecha de crimen, que puede ser la razón por la que las muertes de sus exparejas pasaron en gran medida desapercibidas en ese momento.

Pero la muerte de Isao Kakehi se consideró lo suficientemente sospechosa como para justificar una autopsia, que reveló cantidades letales de iones de cianuro en su corazón, sangre y estómago, así como erosión en su estómago.

Días después de su muerte, las autoridades encontraron píldoras de suplementos de salud y cápsulas vacías en el apartamento de Kakehi, lo que sugiere que ella había vaciado los suplementos de salud y los había vuelto a llenar con cianuro que se había molido hasta convertirlo en polvo.

En agosto de 2014, los investigadores descubrieron la pista reina en el apartamento de Isao Kakehi: enterrada en una maceta que su esposa había tirado, había una bolsa de plástico que contenía trazas de cianuro.

El color de la bolsa y su contenido sugería que el cianuro había estado enterrado durante varios meses, y se encontró el mismo tipo de bolsa de plástico con cremallera en el apartamento de Kakehi. Kakehi había obtenido el cianuro de su trabajo en la imprenta, según el fallo.

Un automóvil que transportaba a Chisako Kakehi sale de la estación de policía el 20 de noviembre de 2014 en Muko, Japón..

Dos meses después, la policía arrestó a Kakehi. Después de interrogatorios durante varios meses, Kakehi finalmente confesó haber envenenado a Honda, Hioki y Suehiro con cápsulas de cianuro.

La policía también creía que Kakehi estaba relacionada con el asesinato de otros cuatro hombres, además de los cuatro de los que estaba acusada, pero los fiscales finalmente decidieron no acusarla de esos por falta de pruebas, según NHK.

Todo por el dinero

Los cuatro hombres vivían en diferentes ciudades, tenían diferentes trabajos y no tenían ninguna conexión entre ellos, excepto por una cosa: todos tenían ahorros y activos considerables.

Esto, combinado con su edad avanzada y su condición de soltero, los convirtió en objetivos perfectos.

El primero de los cuatro envenenamientos se debió a una deuda: Kakehi le debía a Suehiro 48 millones de yenes (unos US$ 437.000), según el fallo.

Kakehi “pensó que lo mataría y evitaría el reembolso”.

Dos meses después de la muerte de Suehiro en febrero de 2008, Kakehi escribió una carta a sus hijos diciendo que había devuelto el dinero usando “la herencia de otro hombre”, según el fallo.

La carta sorprendió a los hijos de Suehiro, quienes no estaban al tanto de los préstamos de su padre y sabían poco sobre Kakehi. Ni siquiera sabían su nombre. Cuando intentaron preguntarle más, ella “se silencio´”, decía el fallo, dejándolos sin respuestas sobre el colapso de su padre o su misteriosa compañera.

Un coche de policía que transportaba a Chisako Kakehi sale de un centro de detención en Osaka, Japón, el 30 de enero de 2015.

No está claro cuál era la situación financiera de Kakehi en ese momento y si tenía ahorros propios. Pero para la muerte de su cuarta víctima había tomado tanto dinero de sus víctimas que su motivo ya no podía explicarse por la necesidad o la desesperación, decía el fallo: estaba descaradamente “ignorando la vida humana por su propio deseo financiero”.

Kakehi ganó alrededor de 16 millones de yenes (US$ 145.000) de Honda, según el fallo, que no especificó con cuánto se quedó de los otros hombres. Asahi News, sin embargo, estimó que Kakehi ganó alrededor de 500 millones de yenes (US$ 4,5 millones) en total de la herencia, objetos de valor y otros activos de sus parejas; algunas estimaciones sitúan esa cifra en 800 millones de yenes (US$ 7,3 millones).

Japón reporta decenas de estafas amorosas cada año

El caso altamente publicitado de Kakehi llevó las estafas amorosas a la conciencia pública.

Japón tiene una segunda Viuda Negra: Kanae Kijima, de 46 años, quien también está en el corredor de la muerte por matar a tres hombres que conoció en sitios web de citas en 2009, y hacer que pareciera un suicidio en cada caso. Ella también había sido motivada por el dinero, según Asahi.

Después del juicio de 100 días de Kijama, fue sentenciada a muerte en 2012.

Kakehi y Kijima están en el extremo más lejano del espectro de las “estafas de amor”, un tipo de fraude financiero que se basa en formar una relación romántica con la víctima. La mayoría no termina en envenenamientos o asesinatos, y los perpetradores a menudo desaparecen una vez que sus víctimas han vaciado sus billeteras.

Más de 32 millones de usuarios están registrados en las 10 mejores aplicaciones de citas del país, y alrededor de 600 consultoras de citas y matrimonios, como la que usaba Kakehi, están registradas en todo el país, según la Asociación de Consejeros de Diseño de Vida de Japón, que otorga la certificación a las empresas y siguen sus estándares operativos.

La Organización Japonesa de Consejería para Trastornos de la Personalidad y Fraude Matrimonial, un grupo de apoyo con sede en Tokio para víctimas de fraude, dice que ve alrededor de 100 casos de estafas amorosas cada año.

Las víctimas a menudo se encuentran a través de empresas de consultoría matrimonial, que se utilizan para encontrar una pareja seria para el matrimonio, dijo el portavoz. Las víctimas tienden a ser divorciados solitarios o viudas sin familia, o con familiares que viven lejos, y que pueden haber revelado grandes salarios o activos financieros en sus perfiles, agregó el portavoz.

Los estafadores a menudo les piden a sus víctimas regalos de cumpleaños costosos y otras demandas financieras hasta que a sus víctimas no les queda dinero para dar. A veces, las víctimas se ven obligadas a pedir prestado a usureros para mantener a sus amantes falsos, dijo el portavoz.

Sentencia a pena de muerte

No está claro por qué Kakehi siguió matando a los hombres que conocía a través de agencias de citas, incluso después de amasar una fortuna de millones de dólares.

El tribunal concluyó en su fallo que Kakehi se había “aprovechado” de la confianza de sus víctimas y su esperanza de un futuro juntos para llevar a cabo los asesinatos. Aunque confesó los crímenes, ofreció pocas disculpas a las familias de las víctimas, mostrando una falta de “autorreflexión sincera”, dice el fallo.

Pero su equipo de defensa lo vio de manera diferente. Basaron su apelación en inconsistencias en su testimonio, señalando su confesión y su posterior retractación como evidencia de demencia y coacción.

Al final, su equipo perdió la apelación y su sentencia de muerte fue confirmada. No se ha publicado una fecha para la ejecución de Kakehi. Según la ley, los reclusos deben ser ejecutados dentro de los seis meses posteriores a la audiencia de sentencia, pero los expertos dicen que esto rara vez sucede debido a los prolongados intentos de apelación, y muchos terminan esperando años.

El Tribunal de Distrito de Kioto condenó a muerte a Chisako Kakehi el 7 de noviembre de 2017.

No está claro si los abogados de Kakehi, que se negaron a comentar para este informe, planean solicitar un nuevo juicio, la única vía para salvar su vida.

Kakehi ha ofrecido pocas declaraciones públicas y rara vez ha hablado con los medios de comunicación.

Su testimonio en la corte pinta una imagen contradictoria de una mujer que vaciló entre protestar por su inocencia y admitir sin rodeos sus crímenes. En ocasiones, durante el juicio, parecía confundida y cansada. Su cabello se ha vuelto blanco en los años transcurridos desde su arresto en 2014 y su audición se ha deteriorado.

Con las afirmaciones de demencia que envuelven sus testimonios y los presuntos asesinatos adicionales por los que nunca fue acusada, es posible que nunca sepamos qué sucedió realmente, o qué la llevó a comenzar a asesinar a sus amantes hacia el final de su vida.

En una entrevista de 2019 con el periódico local Yomiuri News, Kakehi expresó resignación y claridad ocasional sobre el destino que le espera.

“Incluso si reflexionas sobre ello, tus pecados no desaparecerán”, dijo. “No llegará a los muertos”.

— Seiji Tobari contribuyó a este informe.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content