Skip to Content

OPINIÓN | ¿Qué podría detener la guerra?

Alejandra Ramos

Nota del editor: Dennis Ross, exenviado de Estados Unidos en Oriente Medio, es miembro distinguido de William Davidson en el Instituto de Washington para la Política del Cercano Oriente. Tiene décadas de experiencia en política soviética y de Medio Oriente, ha trabajado de cerca con presidentes y secretarios de estado de ambos partidos. Norman Eisen, ex enviado de EE.UU. a la República Checa, es miembro sénior de Brookings y se desempeñó como zar de ética de la Casa Blanca. Es autor de dos libros sobre Europa Central y del Este, “The Last Palace” y “Democracy’s Defenders”. Las opiniones expresadas en este comentario son propias. Mira más en cnne.com/opinion

(CNN) — Mientras el líder ruso, Vladimir Putin, continúa su feroz bombardeo a las ciudades y la gente de Ucrania, puede parecer prematuro considerar cómo sería una solución negociada —una estrategia de salida— para la invasión.

Pero como exembajadores que han trabajado extensamente en la región, creemos que es necesario encontrar una manera de poner fin a la guerra y detener el derramamiento de sangre, y requerirá negociación.

Guerra Rusia – Ucrania: última hora y noticias de las negociaciones y la invasión

Esa realidad es claramente apreciada por el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, quien ha buscado negociaciones genuinas, incluso pidiendo a los israelíes que medien. Putin ha dado su consentimiento para las conversaciones, pero aún parece más interesado en decapitar al gobierno ucraniano que en negociar con él. No obstante, no es demasiado pronto para pensar en cuáles podrían ser las bases de un eventual resultado negociado.

Por supuesto, la viabilidad de cualquier solución dependerá del curso de la guerra en los próximos días y semanas. Al momento de escribir este artículo, hay indicios de que el esfuerzo liderado por Putin todavía está empeñado en derrocar al gobierno elegido democráticamente en Kyiv y reemplazarlo con un régimen títere amigo del Kremlin cuyos hilos se pueden mover desde Moscú.

Con misiles destrozando edificios y matando a civiles en Járkiv, Mariupol y Kyiv, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia que continúa advirtiendo sobre una mayor escalada, hay pocas razones para tener esperanza en una reducción inmediata de las hostilidades.

Pero dados los efectos devastadores de las contramedidas económicas de Occidente, que se aceleran día a día, y los costos que los ucranianos han infligido a las fuerzas armadas rusas, es posible que Putin deba buscar una salida si los ucranianos logran resistir durante las próximas semanas. De hecho, durante ese tiempo, las presiones financieras, las muertes rusas y los disturbios internos pueden volverse tan dolorosos que Putin podría buscar un camino de salida.

En ese escenario, cualquier paso serio hacia una solución negociada todavía estaría a cierta distancia y estaría fuertemente determinada por el resultado de la invasión. Si la guerra no logra que Rusia obtenga una victoria decisiva, Ucrania puede llegar a la mesa de negociaciones con mayores ventajas.

De hecho, incluso si la guerra y la resistencia ucraniana se prolongan por más tiempo, la ocupación rusa indefinida o un conflicto congelado en todo el país no son caminos sostenibles para los rusos o los ucranianos. Del mismo modo, es probable que la economía rusa no sobreviva bajo el peso perpetuo de las sanciones actuales y futuras.

La cámara de este auto registró una temible explosión en Ucrania 0:40

Algo debe de cambiar.

La primera ronda de conversaciones entre las dos partes produjo poco más que un plan tentativo para futuras negociaciones, y la segunda ronda se realizó este jueves. Tenemos pocas esperanzas de que se logre algún progreso real. Claramente, Putin parece no estar listo para eso y probablemente cree que si no puede destituir al régimen, necesita intensificar el dolor para forzar concesiones.

Aún así, las dos partes están hablando. Tarde o temprano, si se quiere llegar a un acuerdo, ambas partes tendrán que hacer concesiones. No nos complace articular esa realidad dada la conducta heroica de Ucrania y el comportamiento abominable de la Rusia de Putin, pero es un hecho de cada negociación.

¿Cuáles podrían ser esas concesiones? Del lado ucraniano, Zelensky probablemente ya entiende que tendrá que prometer que Ucrania no se unirá a la OTAN. Este es el núcleo del supuesto razonamiento de Putin para la invasión, y es poco probable que retroceda en su demanda central.

Sin duda, Putin presionará por la desmilitarización en Ucrania, y será un fracaso para los ucranianos. Pero bien podrían estar dispuestos a decir que una vez que se establezca claramente la paz, aceptarán limitaciones en la cantidad y los tipos de armas que mantendrán, y también aceptarán no tener fuerzas extranjeras con base en Ucrania. Se deben construir protecciones si hay una amenaza externa para Ucrania.

Quizá lo más difícil de digerir para Kyiv: Crimea está, a todos los efectos, destinada a permanecer bajo el dominio de Rusia, y es probable que a Luhansk y Donetsk se les otorgue una autonomía significativa dentro del sistema ucraniano. Eso, por supuesto, sería consistente con el plan Minsk II, que preveía la descentralización y el autogobierno local para las regiones.

Putin, cuya obsesión por proteger a los rusoparlantes de las supuestas depredaciones del estado ucraniano es fundamental para sus quejas, se resistirá a ceder el punto de apoyo territorial que los separatistas respaldados por Rusia han ayudado a establecer para él en esos lugares durante los últimos ocho años.

Dicho todo esto, el gobierno y el pueblo ucranianos no concederán demasiado después de haber resistido con tanta valentía los descarados ataques de Putin contra los ciudadanos y la infraestructura no militar. Como se señaló anteriormente, Ucrania no se desmilitarizará, como ha exigido el Kremlin. Y si hemos de entender correctamente las absurdas justificaciones de Putin, Ucrania no sufrirá una “desnazificación” derrocando a su propio gobierno elegido democráticamente dirigido por un presidente que resulta ser judío.

Por todo lo que sacrificará, Ucrania esperará concesiones proporcionales de Rusia. La principal de ellas será la retirada completa de las tropas rusas de Ucrania. La retirada deberá ir acompañada de una reducción drástica de las fuerzas rusas fuera de las fronteras de Ucrania, incluso en el este de Ucrania, Belarús y el Mar Negro. No se puede esperar que el gobierno y el pueblo ucraniano reconstruyan y regresen a sus vidas de tiempos de paz con botas, tanques y buques de guerra rusos flotando cerca de las fronteras de Ucrania.

El papel de Belarús en la guerra en Ucrania: ¿por qué es tan peligrosa su declaración de ya no ser un país sin armas nucleares?

Estos movimientos de desescalada estarían vinculados al levantamiento gradual de las sanciones por parte de países de todo el mundo; Estados Unidos, Reino Unido y las naciones de la Unión Europea son los principales entre ellos. El cumplimiento de Rusia con el acuerdo debería ser monitoreado de cerca, con la posibilidad de que cualquier sanción eliminada gradualmente pueda restablecerse en caso de que Rusia se retracte.

Mientras continúa la invasión rusa, ¿qué debe hacer el resto del mundo? En primer lugar, los aliados de Ucrania deben mantener abierto el conducto de reabastecimiento. La autopista para armas, suministros médicos y otras necesidades cruciales en tiempos de guerra no debe cerrarse hasta que Rusia haya demostrado que negoció de buena fe y que tiene la intención de cumplir con los términos de cualquier acuerdo que surja.

Estamos totalmente de acuerdo con el presidente Joe Biden en que no se debe imponer una zona de exclusión aérea sobre Ucrania y que las fuerzas estadounidenses y de la OTAN no deben estar estacionadas allí. En pocas palabras, no se arrincona a una superpotencia nuclear.

No importa que el presidente de Rusia finalmente se haya atrapado en sus propios errores de cálculo. Sus amenazas nucleares no reflejan su fuerza sino su debilidad. No queremos crear una situación que no le deje otra opción que escalar, lo que podría poner en marcha una cadena de eventos que tomen un impulso catastrófico propio.

Algunos analistas y comentaristas han trazado escenarios en los que nunca suceden más negociaciones, y podrían tener razón. Putin podría tener éxito en derrocar a Zelensky y a su administración. Irónicamente, si lo hace, tendrá un gran costo para sus fuerzas, y el régimen títere que impondría también sería severamente sancionado, lo que haría que Putin sea responsable de otro posible caso perdido económico junto con el que está diseñando en su propio país.

Alternativamente, el costo de la guerra en vidas rusas y la grave recesión económica que sufrirá Rusia podrían combinarse para estimular las protestas rusas y amenazar el control de Putin en el poder. Cualquiera de estos resultados es ciertamente posible.

Pero si los ucranianos pueden resistir y aguantar el tiempo suficiente, sospechamos que la guerra de las próximas semanas y sus agonías asociadas (humanas, económicas, políticas y sociales) bien pueden empujar a ambas partes a negociaciones adicionales. Si eso sucede, ninguna de las partes obtendrá todo lo que quiere. La moralidad es blanco y negro aquí, pero la diplomacia rara vez lo es.

Las concesiones que vienen con las negociaciones a menudo son dolorosas. Pero nuestra experiencia nos ha enseñado que son infinitamente preferibles a la continuación indefinida de las hostilidades, e incluso cuando los conflictos son impulsados ​​por un actor irracional como Putin, la lógica de la diplomacia puede afianzarse. Oramos para que ese sea el caso aquí.

¿Cuál es el interés de Putin sobre Venezuela? 1:05

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: Noticias - CNN

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KTVZ NewsChannel 21 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content