Skip to Content

DeSantis se acerca al lanzamiento de su campaña presidencial lejos de su pico de popularidad, pero dispuesto a enfrentarse a Trump

Gonzalo Jimenez

(CNN) — Una vez visto como ascendiendo hacia una campaña presidencial con el viento a su favor, el gobernador de Florida Ron DeSantis se encuentra al borde de un anuncio que muchos de sus partidarios deseaban que ya hubiera quedado atrás.

DeSantis se está preparando para lanzar su candidatura a la Casa Blanca antes de fin de mes, según dos fuentes con conocimiento de la planificación. Su operación política se está trasladando actualmente a una nueva sede en Tallahassee, mientras que un super PAC (comité de acción política) estrechamente alineado con el republicano de Florida construye una campaña nacional desde Atlanta. La próxima semana, se reunirá con los principales recaudadores de fondos en el sur de Florida, donde se espera que les indique que es hora de empezar a pedir cheques a sus amigos ricos.

Aunque algunos donantes se quejan de su desempeño reciente y les preocupa que ya esté muy dañado por los repetidos ataques de Donald Trump, dentro del insular equipo de asesores de confianza de DeSantis, el despliegue de su campaña presidencial va según lo previsto. DeSantis prometió que no tomaría una decisión sobre la carrera hasta que el estado terminara su sesión legislativa. Eso terminó a principios de este mes, y DeSantis está finalizando el presupuesto estatal y recorriendo el estado firmando sus victorias políticas conservadoras en la ley.

Las leyes más controversiales del gobernador Ron DeSantis en Florida

Está a punto de entrar en la carrera con tanto dinero detrás de él, si no más, que cualquiera en la carrera que no se llame Trump, con la intención de batir récords de recaudación de fondos el día que entre en la carrera, informó previamente CNN. La participación en sus actos, muchos de ellos en zonas muy rojas del país donde Trump ha dominado, es notablemente alta y su aparición en actos locales de recaudación de fondos del Partido Republicano en todo el país ayudó a recaudar más de US$ 4,2 millones en dos meses. Mientras tanto, la construcción de la campaña se ha llevado a cabo durante semanas sin un candidato, y aunque Trump actualmente mantiene una sólida ventaja en las encuestas de las primarias del Partido Republicano, DeSantis sobrevivió a la avalancha de lodo sin perder su condición de principal rival del expresidente.

“La infraestructura está lista para lanzarse”, dijo Nick Iarossi, un cabildero de Tallahassee cercano a DeSantis. “No habrá ninguna rampa hacia arriba. Todo el mundo está ansioso por empezar y hacer frente a los ataques y las narrativas. Pero no se puede descartar a alguien que no ha empezado. Trump intentó matarlo en la cuna y no funcionó”.

Pero las elevadas expectativas en torno a su candidatura presidencial se han nivelado drásticamente desde que DeSantis arrasó con una imponente victoria en la reelección en Florida el otoño pasado. Está a punto de saltar a la carrera de 2024 en una posición mucho más inestable de lo que la mayoría de los republicanos habían imaginado cuando el New York Post lo declaró “DeFUTURE”.

Temor en inmigrantes indocumentados de Florida por medidas de DeSantis 1:53

Mientras se presenta a los votantes republicanos de todo el país, DeSantis presenta su historial en Florida como un modelo para una plataforma nacional. Pero las preguntas más importantes se centran ahora en el propio DeSantis y en si tiene la fortaleza para llegar hasta el final y competir con Trump.

“¿Llegó a su punto máximo en enero?”, preguntó en voz alta un operativo republicano y veterano de varias contiendas en Florida, hablando bajo condición de anonimato para evitar alienar al equipo de DeSantis. “Ahora debe demostrar que no lo hizo”.

Mel Sembler, un donante republicano de larga data con sede en Florida que busca una alternativa a Trump, dijo que sigue “loco por” DeSantis, pero le preocupa que haya perdido su ventana.

“Creo que ha estado centrado en su reelección y centrado en tener un impacto en Florida”, dijo Sembler. “Si revisa sus encuestas, tal vez decida esperar cuatro años”.

DeSantis, de 44 años, entraría en la contienda por la nominación republicana sin un círculo de asesores de confianza de larga data con un profundo conocimiento de la política presidencial. Incluso cuando está a punto de entrar en las primarias, su operación política sigue trabajando para cubrir puestos clave en la incipiente campaña.

Bryan Griffin, una incorporación relativamente reciente a su oficina ejecutiva, anunció el lunes que dimitía como secretario de prensa, y una fuente dijo que se esperaba que se uniera a la campaña. Mientras tanto, Phil Cox, un veterano estratega republicano que se unió al equipo del gobernador para supervisar su campaña de reelección y se esperaba que fuera una figura clave en sus futuros esfuerzos, ya no está cerca del timón de la operación política de DeSantis, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Cox no respondió a una solicitud de comentarios. Una fuente con conocimiento de su papel en Never Back Down, un super PAC que apoya las aspiraciones políticas de DeSantis, lo describió como un “asesor no remunerado.” Se espera que Generra Peck, que una vez trabajó con Cox y se desempeñó como director de campaña para la reelección de DeSantis, asuma el mismo papel en su campaña presidencial.

ANÁLISIS | Trump y DeSantis, los dos nombres republicanos más importantes para 2024, significarían malas noticias para Ucrania

DeSantis, que mantiene un círculo notoriamente estrecho y en general desconfía de los operativos de Beltway, es cauteloso de crecer demasiado rápido, dijo a CNN una fuente cercana a la campaña. Él ha tomado nota de los esfuerzos presidenciales anteriores que vieron los recursos absorbidos por consultores de alto precio y subcontratistas que encuentran trabajo cada ciclo, independientemente del resultado.

“Está buscando gente no sólo alineada con él en política, sino gente que se tome en serio la misión”, dijo la fuente. “Cree que está en una misión de Dios, y quiere gente que vaya a renunciar a su vida durante el próximo año, trabajar 18 horas diarias y dejar atrás a sus familias para ir a cambiar el mundo”.

Never Back Down ha funcionado eficazmente como una campaña en espera. La organización ha desplegado personal en los cuatro primeros estados candidatos y se está expandiendo rápidamente para incluir los 18 primeros estados en previsión de una prolongada batalla primaria con Trump. El sábado, el super PAC llegó al picnic del representante Randy Feenstra, donde DeSantis fue el invitado principal, en el viaje inaugural del autobús “DeSantis for President” y el grupo se alineó en la entrada con carteles de “DeSantis ’24”.

Los desafíos de la futura campaña

Pero las tensiones latentes entre el grupo y los ayudantes del gobernador en Tallahassee arrojaron luz sobre los desafíos que esperan a la naciente operación política.

Por su parte, DeSantis ha señalado recientemente a simpatizantes y donantes que ha escuchado las preocupaciones sobre su disposición a enfrentarse a Trump. DeSantis se reunió recientemente con muchos de los mayores donantes del partido en el transcurso de varias reuniones en la mansión del gobernador, donde se reunieron con su personal y recibieron una presentación entendida como el esbozo de un discurso a los votantes, según una fuente con conocimiento de las reuniones. Aunque durante mucho tiempo se resistió a la prensa generalista, su operación política se acercó recientemente a los medios de comunicación nacionales y a los periodistas locales que visita.

Antes de su visita al estado de Iowa, también presentó tres docenas de apoyos de legisladores estatales. Fue el resultado de un esfuerzo concertado para conseguir más apoyo local después de parecer superado por Trump el mes pasado, cuando varios republicanos de Florida en la Cámara de Representantes respaldaron al expresidente antes y después de la visita prevista de DeSantis a Washington.

Aunque sigue esquivando los ataques de Trump, DeSantis ha planteado lo que está en juego en las próximas primarias en términos que dejan más claro cómo pretende enfrentarse al expresidente.

“Si hacemos de 2024 un referéndum sobre Joe Biden y sus fracasos y ofrecemos una alternativa positiva para el futuro de este país, los republicanos ganarán en todos los ámbitos”, dijo DeSantis a los votantes del caucus de Iowa en Sioux Center. “Si no hacemos eso, si nos distraemos, si nos centramos en las elecciones en el pasado o en otras cuestiones secundarias, entonces creo que los demócratas nos van a ganar de nuevo y creo que será muy difícil recuperarse de esa derrota”.

ANÁLISIS | ¿Qué tan mal está Ron DeSantis? Se ubica en las encuestas al nivel de Robert F. Kennedy Jr.

Más tarde ese día, DeSantis pareció superar a Trump, haciendo una visita no anunciada a una barbacoa en Des Moines; a minutos de donde el expresidente planeaba celebrar un mitin antes de que cancelara debido a la amenaza del clima. Él y su esposa, Casey, se colaron entre una multitud que se había reunido rápidamente para un encuentro de última hora, y el encuentro fue rápidamente difundido en las redes sociales por sus aliados.

Fue sólo un pequeño desvío en su camino fuera de Iowa el sábado por la noche, pero la parada de 20 minutos pareció desencadenar un suspiro colectivo de alivio entre los partidarios que estaban esperando ansiosamente que DeSantis demostrara que estaba a la altura del desafío.

“Recordó a muchos que cuando sea capaz de comprometerse, esta va a ser una carrera muy diferente”, dijo un consultor republicano que pidió no ser identificado.

Un lento cambio de imagen

Después de recibir críticas por retirarse inmediatamente de los eventos después de hablar, DeSantis ahora firma autógrafos y se toma fotos con los asistentes mucho después de que termine su programa. Durante un evento el sábado con los republicanos de Iowa en Cedar Rapids, DeSantis estuvo acompañado por su esposa, Casey DeSantis, quien habló de su marido como padre y presentó una imagen más suave del conservador conocido por su estilo impetuoso y su comportamiento duro.

El cambio de imagen, sin embargo, sigue siendo un trabajo en progreso. A la pregunta del presidente del Partido Republicano de Iowa, Jeff Kaufmann, durante el acto del sábado por la noche sobre qué le hace reír y qué le hace llorar, DeSantis respondió secamente: “Probablemente los niños en ambos casos”, antes de enumerar con naturalidad sus edades.

Pero en un evento en Peoria, Illinois, el viernes, el representante estatal Dan Caulkins dijo que notó un marcado cambio en la actitud del gobernador de una aparición en el estado a principios de este año, que Caulkins dijo que “no era realmente tan inspirador.”

“Obviamente, creo que ha escuchado el mensaje de que tiene que ser más accesible, que tiene que estar con la gente y conectar con la gente”, dijo Caulkins. “Es difícil subirse a un escenario detrás de una lista y conectar de verdad. Hoy vi esa diferencia, en la que hizo un esfuerzo consciente por salir a hablar con la gente, estrechar manos, hacerse fotos, y creo que se está convirtiendo en un político mejor”.

— Kit Maher de CNN contribuyó a este reportaje.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: Noticias - CNN

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KTVZ NewsChannel 21 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content