Skip to Content

OPINIÓN | David Axelrod: Después de Barack Obama, Estados Unidos nunca volverá a ser el mismo

Alejandra Ramos

Nota del editor: Mira “The 2010s” los domingos a las 9 p.m. ET. David Axelrod, comentarista político sénior de CNN y presentador de “The Axe Files”, fue asesor principal del expresidente Barack Obama y estratega jefe de las campañas presidenciales de Obama de 2008 y 2012. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ve más opiniones en CNN.

(CNN) — En todos los años que trabajé para Barack Obama, no pensé lo suficiente en las cargas de ser el primer presidente negro de Estados Unidos, en parte porque las llevó con mucha gracia.

Hubo momentos estimulantes, por supuesto, como el día, relativamente temprano en su campaña por la Casa Blanca, cuando los agentes del Servicio Secreto se convirtieron en una presencia constante en su vida, dada la cantidad desmesurada de amenazas de muerte en su contra.

Hubo memes abiertamente racistas sobre su ciudadanía, fe y dignidad, impulsados por demagogos y redes sociales, que continuaron durante su presidencia.

Hubo un estallido sorprendente de un congresista sureño, que gritó “¡Mientes!” durante un discurso presidencial ante el Congreso, una intrusión que desde entonces se ha vuelto más común, pero en ese entonces fue una desviación sorprendente de las normas cívicas.

Entre el personal de Obama, lidiamos con estos momentos principalmente como desafíos políticos para navegar. Y aunque abordó temas de raza, Obama rara vez habló, en público o en privado, sobre las presiones únicas que enfrentó personalmente.

ANÁLISIS | Barack Obama: el momento extraño de autocrítica pública de un expresidente sobre Irán

Fue necesario que alguien más abriera mis ojos y me hiciera pensar más profundamente sobre la extraordinaria carga y responsabilidad de ser un pionero en las esferas más altas en una nación donde la lucha contra el racismo continúa.

En 2009 Obama consideraba nominar a Sonia Sotomayor, una jueza federal de apelaciones de gran prestigio de Nueva York, para un puesto en la Corte Suprema de Estados Unidos.

De ser nombrada, Sotomayor se convertiría en la primera latina en el tribunal supremo del país. El presidente me pidió que hablara con ella y evaluara cómo resistiría las presiones del proceso de confirmación y el peso de la historia.

Me reuní con Sotomayor en el edificio de oficinas ejecutivas de Eisenhower en el complejo de la Casa Blanca, donde la habían llevado para una última ronda de entrevistas clandestinas. Le pregunté qué le preocupaba del proceso, si es que le preocupaba algo.

“Me preocupa no estar a la altura”, dijo sin rodeos.

Inmediatamente me quedó claro que esta brillante y consumada jueza, que luchó para salir de la pobreza en el sur del Bronx hasta Princeton y la Facultad de Derecho de Yale, hablaba de algo más que de sus propias ambiciones. Como The First, sabía que también llevaría consigo las esperanzas y aspiraciones de las jóvenes latinas en todas partes. Su éxito sería su inspiración. Su fracaso sería su revés.

Esa conversación me llevó a reconsiderar la carga tácita que el propio presidente había manejado tan bien durante tanto tiempo bajo el foco de atención más intenso del planeta. La carga no era solo el racismo, sino la responsabilidad de estar a la altura, sobresalir, romper los estereotipos y ser un modelo a seguir impecable en uno de los trabajos más difíciles y de mayor trascendencia del mundo.

Al ver el episodio de la serie documental de CNN “The 2010s” sobre Obama, recordé nuevamente lo bien que soportó esas cargas.

No es que lo haya hecho todo bien. Ningún presidente lo hace. Y siempre habrá un debate sobre cuánto contribuyó la elección del primer presidente negro a la reacción que condujo a Donald Trump, una figura divisiva y tóxica que llevaría al país en una dirección completamente diferente.

Pero la historia es clara: Obama condujo a la nación a través de una guerra y una crisis económica épica, aprobó una legislación histórica sobre el cuidado de la salud y fortaleció la red de seguridad social, reforzó la posición de Estados Unidos en el mundo y, en nuestros momentos más dolorosos, consoló a la nación hablando elocuentemente a lo que Abraham Lincoln llamó los “mejores ángeles de nuestra naturaleza”.

Contra la presión implacable de ser primero y toda la ira y el resentimiento que puede haber despertado entre algunos temerosos del cambio, Obama siempre fue considerado, honorable y sereno. Se comportaba con la reconfortante autenticidad de un hombre que sabe quién es, y nunca se inmutó.

Cuando Obama consideraba una campaña para la presidencia en el otoño de 2006, un pequeño grupo de amigos y asesores se reunió con él en mi oficina en Chicago para evaluar una posible carrera.

Michelle Obama —quizás la mayor escéptica en la sala en ese momento sobre la conveniencia de un viaje tan audaz— hizo una pregunta fundamental: “Barack, todo se reduce a esto. Hay muchas personas buenas y capaces que se postulan para presidente. ¿Qué crees que aportarías a diferencia de los demás?

“Hay muchas maneras de responder eso, pero una cosa estoy seguro: el día que levante la mano para prestar juramento como presidente de Estados Unidos”, dijo, levantando la mano derecha, “el mundo nos mirará de manera diferente y millones de niños, niños negros, niños hispanos, se mirarán a sí mismos de manera diferente”.

Dos años más tarde, en el Grant Park de Chicago, donde Obama reclamó la victoria, vi un mar de personas, incluidos padres negros, con lágrimas recorriendo sus mejillas, mientras sostenían a sus hijos en alto para presenciar el momento.

Jacob Philadelphia, hijo de un miembro del personal de la Casa Blanca, toca el cabello del entonces presidente Barack Obama en la Oficina Oval de la Casa Blanca. Pete Souza/The White House/The New York Times/Redux

Y luego estaba la foto icónica en la Oficina Oval de Jacob Philadelphia, de cinco años, hijo de un miembro del personal de la Casa Blanca que dejaba la administración. El niño pequeño, que es negro, estaba de pie vestido con una camisa y una corbata. Miró al presidente y le preguntó: “¿Tu cabello es como el mío?” Obama inclinó la cabeza hacia el niño y le dijo: “Adelante, tócalo”, lo cual hizo.

Fue una escena conmovedora y espontánea capturada por el espléndido fotógrafo de la Casa Blanca, Pete Souza. El momento decía mucho sobre Obama, su significado en nuestra historia y la responsabilidad única que tenía.

Cuando el presidente inclinó la cabeza ante este niño pequeño, su mensaje tácito fue claro: “Sí, eres como yo. Sí, puedes soñar grandes sueños”.

Bajo presiones extraordinarias, Obama “estuvo a la altura”, no solo como presidente sino como modelo a seguir. Como el primero.

Y solo por eso, Estados Unidos nunca volverá a ser el mismo.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: Noticias - CNN

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KTVZ NewsChannel 21 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content