Skip to Content

ANÁLISIS | La economía estadounidense, al borde del abismo mientras se agota el tiempo para evitar el impago de la deuda

Juan Pablo Elverdin

Washington (CNN) — Estados Unidos se dirige al borde de un desastre económico autoimpuesto, ya que la Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, se niega a pagar la deuda del país a menos que el presidente Joe Biden acepte recortes en el gasto actual y futuro y nuevos recortes en los programas sociales.

A menos que se alcance un compromiso para aumentar la capacidad de endeudamiento del gobierno en cuestión de días, Estados Unidos podría perder su reputación de ancla estable de la economía mundial. Millones de personas podrían ver suspendidas sus prestaciones de jubilación y de veteranos una vez que el Gobierno agotara su capacidad para pagar sus deudas debido al límite de endeudamiento fijado por el Congreso.

Un impago de EE.UU. repercutiría en el mercado financiero, desencadenando probablemente una recesión que causaría graves pérdidas de empleo y destrozaría la ya frágil sensación de seguridad económica de muchas familias.

¿Qué es el techo de la deuda y cuál sería el impacto si el Congreso y la Casa Blanca no se ponen de acuerdo?

Tras un fin de semana de asperezas entre los negociadores de los republicanos de la Cámara de Representantes y la Casa Blanca, Biden se reunirá este lunes con el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, para mantener conversaciones cruciales sobre cómo sacar a la economía del precipicio. El presidente acaba de regresar a Estados Unidos procedente de Japón, donde se vio en la sorprendente tesitura de ser incapaz de tranquilizar a los demás líderes mundiales acerca de que Washington no sumirá a la economía mundial en el caos.

La presión sobre la reunión es inmensa, ya que la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió que el Gobierno no podrá hacer frente a sus obligaciones a menos que el Congreso eleve el techo de la deuda antes del 1 de junio. Pero podrían producirse graves daños antes de esa fecha, porque la mera sugerencia de que la crisis no puede resolverse podría sembrar el pánico en los mercados financieros y dañar la confianza en la solvencia de Estados Unidos.

Biden ya se retractó de su postura de no negociar sobre el límite de la deuda, que debe elevarse para pagar gastos ya autorizados por el Congreso y de cuya autoría son responsables él y anteriores presidentes. Sus funcionarios dicen que es irresponsable que el Partido Republicano mantenga al país como “rehén” en una cuestión tan crítica. Los republicanos, sin embargo, dicen que el Gobierno está gastando demasiado dinero y ven la amenaza de una calamidad financiera como su principal arma de presión contra Biden.

Mientras Biden se encontraba en Japón, la única parada de un viaje más largo que se vio obligado a acortar, los negociadores de ambas partes parecieron avanzar antes de que las conversaciones se estancaran, y cada parte culpó a la otra. El presidente sugirió que los extremistas pro-Donald Trump en la Cámara estaban dispuestos a sabotear la economía en un intento de condenar su campaña de reelección.

Yellen advierte sobre impago de la deuda de EE.UU. 0:59

“Creo que hay algunos republicanos de MAGA en la Cámara que saben el daño que haría a la economía, y porque soy presidente, y un presidente es responsable de todo, Biden asumiría la culpa y esa es la única manera de asegurarse de que Biden no sea reelecto”, dijo en Japón.

McCarthy dijo este domingo por la mañana que Biden estaba cambiando de postura debido a la presión dentro de su propio partido. “Así que creo que tiene que alejarse del ala socialista del Partido Demócrata y representar a Estados Unidos”, aseguró a los periodistas.

Biden y McCarthy se reunirán este lunes

La retórica se suavizó un poco, sin embargo, después de que Biden y McCarthy hablaran mientras el presidente volaba a casa en el Air Force One. “Creo que fue una llamada productiva”, dijo McCarthy, añadiendo que sus representantes, los congresistas Garret Graves y Patrick McHenry, estaban reanudando las conversaciones con la Casa Blanca.

La montaña rusa de las negociaciones, las conversaciones suspendidas y las acusaciones de mala fe forman parte de cualquier enfrentamiento sobre gastos en Washington. La acritud suele ser mayor cuando las negociaciones alcanzan un punto crítico antes de llegar a un acuerdo. Y tanto McCarthy como Biden tienen un interés político en mostrar a los miembros de sus propios partidos que están siendo duros con la otra parte.

Pero hay razones para pensar que esto no es como las rencillas entre presidentes y congresos anteriores, un factor que hace que la situación actual sea tan grave.

Para empezar, no hay garantías de que un acuerdo Biden-McCarthy pueda salir adelante en el Congreso. McCarthy ya aprobó un proyecto de ley para elevar el techo de la deuda a cambio de una lista de deseos de los republicanos. Incluso esa medida —que no tenía ninguna posibilidad en el Senado, liderado por los demócratas— solo fue aprobada por un voto. Cualquier acuerdo aceptable para Biden sería, por definición, mucho menos atractivo para los republicanos, lo que plantea dudas sobre la capacidad de McCarthy para aprobarlo.

Dada su exigua mayoría en la Cámara, el californiano es uno de los presidentes más débiles de los tiempos modernos. Para conseguir el puesto en enero, ofreció múltiples concesiones a los partidarios de la línea dura del Partido Republicano, incluido el restablecimiento de una norma según la cual cualquier miembro podía convocar una votación sobre su destitución. Eso significa que podría volver a ser rehén del ala derecha de un partido que incluye a muchos miembros que ven el compromiso como una derrota.

ANÁLISIS | Millones de estadounidenses podrían sufrir si la crisis de la deuda no se resuelve en los próximos 30 días

Puede que Biden no se equivoque al afirmar que algunos partidarios de Trump están dispuestos a arriesgarse a un desastre económico si eso arruina su presidencia y ayuda a su predecesor a ganar un segundo mandato no consecutivo. Trump alimentó estas sospechas al sugerir en un foro de CNN a principios de mes que el impago de la deuda estadounidense podría no ser tan grave.

En todo caso, las exigencias republicanas se están endureciendo. La propuesta de presupuesto que el Partido Republicano presentó el fin de semana incluía al menos dos puntos que no estaban en el proyecto original del Partido Republicano: disposiciones sobre inmigración y cambios adicionales en los requisitos de trabajo para los cupones de alimentos, dijo una fuente con conocimiento directo del asunto.

McCarthy se ganó el apoyo del senador republicano Bill Cassidy, de Louisiana, quien dijo este domingo a Jake Tapper, de CNN, en el programa State of the Union que “el presidente ha estado disparando el gasto en sus dos primeros años de presidencia. Ahora quiere que los republicanos acepten eso como una nueva línea de base”.

“Creo que los republicanos y el pueblo estadounidense son razonables al decir: ‘Señor presidente, solo porque ha inflado artificialmente el gasto durante los dos primeros años de su presidencia, por cierto, dándonos todo tipo de inflación, para colmo, ¿se convierte eso en la nueva línea de base?”.

Los republicanos tienen todo el derecho a intentar reducir el gasto: el año pasado ganaron la Cámara de Representantes, aunque por un estrecho margen, con una plataforma basada en parte en esta cuestión. Pero la voluntad del Partido Republicano de utilizar el techo de la deuda para recortar gastos a riesgo de sumir al país en una pesadilla económica es un ejemplo del radicalismo de la mayoría de la Cámara.

McCarthy podría haber optado por buscar concesiones en el proceso de menor riesgo de las conversaciones presupuestarias. El Partido Republicano también se ha enfrentado a acusaciones de hipocresía tras mostrarse dispuesto a elevar el techo de la deuda cuando los republicanos estaban en la Casa Blanca, sobre todo bajo el mandato del derrochador Trump.

¿Qué pasará si no se amplía el techo de la deuda en EE.UU.? 2:17

Yellen rebatió este domingo las afirmaciones de los republicanos de que la gestión de Biden podría estirar el plazo para elevar el límite de endeudamiento hasta el 15 de junio, afirmando que la probabilidad de que las finanzas del Gobierno aguanten tanto tiempo es bastante baja.

“Mi hipótesis es que si no se eleva el techo de deuda, habrá que tomar decisiones difíciles sobre qué facturas quedarán sin pagar”, dijo Yellen en el programa Meet the Press de la NBC.

Un peligroso juego de acusaciones

La dinámica del enfrentamiento se basa en la suposición de cada parte de que la otra pagará el mayor precio político si la economía entra en caída libre debido a un impago.

Es dudoso que la negativa del Partido Republicano a llegar a un compromiso con Biden refleje plenamente la voluntad de los estadounidenses. Aunque controlan la Cámara con una mayoría minúscula —McCarthy solo puede perder cuatro votos para aprobar un proyecto de ley—, los demócratas dirigen el Senado (con una mayoría aún más pequeña) y también ostentan la Casa Blanca.

Se trata de un equilibrio de poder que debería llevar a ambas partes a alcanzar un compromiso, pero los elementos extremistas del Partido Republicano en la Cámara de Representantes podrían hacerlo imposible.

La forma en que se desarrolle este enfrentamiento será decisiva para la dinámica de poder en Washington, ya que, si Biden cede, el Partido Republicano intentará con toda seguridad volver a ponerle trabas sobre el límite de la deuda antes de las próximas elecciones. El enfrentamiento también será vital para el legado de Biden, ya que el Partido Republicano pretende recortar algunos de los logros anteriores del presidente, incluidos sus esfuerzos para luchar contra la crisis climática.

Al igual que McCarthy, Biden también se enfrenta a presiones políticas dentro de su propio partido después de que algunos demócratas progresistas expresaran su temor a que ofreciera demasiado al presidente en cualquier acuerdo. Los demócratas están especialmente enfadados por los esfuerzos del Partido Republicano para imponer nuevos requisitos de trabajo para Medicaid y prestaciones alimentarias suplementarias para las familias necesitadas.

La representante demócrata Summer Lee, de Pensilvania, acusó a los republicanos de “crueldad” y dijo a Tapper en State of the Union que las propuestas del Partido Republicano empujarían a la gente aún más a la pobreza.

Algunos demócratas pidieron a Biden que invocara los poderes que le confiere la 14ª enmienda de la Constitución para elevar unilateralmente el techo de la deuda, una obligación que la ley reserva al Congreso. El presidente dijo en Japón que creía tener la autoridad para hacerlo, pero planteó dudas sobre si tal medida era posible en el limitado plazo de tiempo disponible y si podría ser defendida en desafíos legales que podrían llegar hasta la Corte Suprema.

Pero además de proteger su propio legado, Biden tiene que ser consciente del malestar en su propio partido. Cualquier acuerdo final con McCarthy necesitará el apoyo demócrata en el Senado. Y las encuestas ya muestran un entusiasmo limitado en el partido por su candidatura a la reelección, que dependerá de una gran participación en las urnas entre los demócratas en noviembre de 2024.

Aunque las principales víctimas de un impago serían millones de estadounidenses, la tensa política del momento significa que las carreras tanto de Biden como de McCarthy podrían depender de cómo se desarrolle su enfrentamiento en los próximos días.

Mientras tanto, Estados Unidos se encamina hacia un cataclismo económico de su propia cosecha.

“Estamos en una situación demencial”, dijo el senador demócrata por Maryland Chris Van Hollen en This Week de la ABC.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: Noticias - CNN

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KTVZ NewsChannel 21 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content