Skip to Content

Australia ofrece dinero para ayudar a las víctimas a dejar a sus parejas violentas

Alexandra Ferguson

Brisbane, Australia (CNN) — El gobierno de Australia está ofreciendo pagos únicos para ayudar a las personas a dejar las relaciones violentas.

A partir de este martes, las víctimas pueden solicitar un pago de 5.000 dólares australianos (US$ 3.700), que incluye dinero en efectivo y pagos directos para gastos como la matrícula escolar.

El plan está abierto a todos los géneros. Sin embargo, se espera que más mujeres lo soliciten en un país donde una mujer es asesinada por su pareja cada nueve días, según datos del gobierno.

El coronavirus hace más difícil para las víctimas de violencia doméstica encontrar dónde vivir, revela estudio

Si bien el pago ha sido bien recibido por los defensores, algunos dicen que no aborda las causas profundas de la violencia familiar en Australia.

Mary Crooks, directora ejecutiva del Victorian Women’s Trust, afirma que el país necesita un debate más amplio sobre la cultura “blokey” que sitúa a los hombres a la cabeza de la familia y en la mayoría de los puestos del gobierno y del poder empresarial.

También dijo que hay que preguntarse por qué las mujeres son las que se ven obligadas a abandonar el hogar familiar.

“Aquí hay un gran problema moral, ético y político. ¿Por qué tiene que seguir pasando por ese extraordinario trauma y disrupción de su vida cuando, de hecho, no ha sido ella la que ha perpetrado el daño?”. dijo Crooks. “¿Por qué tiene que ser ella la que recoja rápidamente a los niños y a las mascotas, y posiblemente no pueda conseguir un lugar en un refugio?”.

Inequidad de género

Australia obtiene una mala puntuación en las clasificaciones internacionales de equidad de género, lo que puede contribuir a una dinámica de poder desigual en las relaciones y hacer que las mujeres sean económicamente vulnerables.

El Informe sobre la Brecha Global de Género 2021 del Foro Económico Mundial sitúa a Australia en el puesto 50, muy por debajo de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Nueva Zelandia.

Con un 13,4%, la brecha salarial entre hombres y mujeres en Australia se encuentra en un mínimo histórico, según informó el gobierno en su Declaración Presupuestaria de la Mujer en mayo, al tiempo que se comprometió a seguirla reduciéndola.

Sin embargo, las cifras muestran que la pandemia empeoró la disparidad económica en Australia, ya que más mujeres perdieron sus empleos o vieron recortadas sus horas durante los confinamientos locales que los hombres.

Y al igual que en muchos países, la pandemia también provocó un aumento de la violencia familiar en Australia.

Violencia doméstica: adolescentes y la comunidad LGTBQ, dos poblaciones vulnerables

Según el gobierno, dos tercios de las mujeres que sufrieron violencia física o sexual por parte de una pareja actual o anterior durante la pandemia dijeron que las agresiones habían comenzado o aumentado durante la crisis.

Los confinamientos impidieron a muchas mujeres abandonar las relaciones abusivas, y ahora, incluso cuando las restricciones de covid-19 se aligeran, un “boom” de la vivienda que ha hecho subir los costos de los alquileres lo ha hecho aún más difícil.

Las autoridades intentan llenar el vacío.

El martes, Nueva Gales del Sur, el estado más poblado del país, anunció su mayor inversión para hacer frente a la violencia doméstica y familiar.

El paquete de 484 millones de dólares australianos (US$ 360 millones) incluye 75 nuevos refugios para mujeres, equipados con salas audiovisuales para las comparecencias ante los tribunales, cocinas comunitarias y patios de recreo.

Annabelle Daniel, presidenta de Domestic Violence NSW, dio la bienvenida a la medida, que, según ella, ayudará a resolver la urgente necesidad de contar con lugares de seguridad adicionales en las zonas rurales y regionales.

“Sabemos que el número de personas necesitadas que son rechazadas aumenta continuamente por falta de espacio. Cuando concienciamos sobre la violencia doméstica y familiar, las mujeres levantan la mano para pedir ayuda”, dijo en un comunicado.

A principios de este año, manifestantes marcharon por toda Australia pidiendo que se actuara contra la violencia de género.

Una fracción de los costos

En los últimos años, el gobierno de Australia ha intentado abordar la violencia familiar con una serie de planes nacionales, pero las tasas siguen siendo persistentemente altas y las actitudes anticuadas han sido difíciles de sacudir.

Por ejemplo, una encuesta de 2018 realizada por la organización nacional de investigación de Australia encontró que uno de cada cinco australianos cree que los ejemplos de violencia doméstica son “reacciones normales al estrés y la frustración del día a día”.

Los líderes indígenas dicen que los planes han sido tan ineficaces para su comunidad que quieren un plan nacional separado.

Según una investigación realizada por Our Watch, las mujeres indígenas e isleñas del Estrecho de Torres sufren mayores índices de violencia que las no indígenas y tienen 11 veces más probabilidades de morir a causa de los abusos.

Antoinette Braybrook, CEO de Djirra, una red de apoyo a las mujeres indígenas, declaró al National Indigenous Times que a menudo las mujeres indígenas tienen demasiado miedo para denunciar la violencia a la policía.

“Peor aún, a menudo se nos identifica erróneamente como autoras de la violencia familiar y se nos criminaliza. Nos aterrorizan con la amenaza de quitarnos a nuestros hijos”, escribió.

Crooks, de Victorian Women’s Trust, dijo que, por muy difícil que sea para las mujeres blancas abandonar un hogar violento, los prejuicios arraigados en los sistemas de justicia penal y policial lo hacen aún más difícil para las mujeres indígenas.

Algunas mujeres están usando palabras clave en farmacias para escapar de la violencia doméstica durante el periodo de confinamiento

El pago de 5.000 dólares para escapar de la violencia forma parte de un paquete de medidas de seguridad para las mujeres por valor de 1.100 millones de dólares australianos (US$ 820 millones) anunciado por el gobierno en mayo.

UnitingCare Australia, la agencia encargada de administrar un programa de prueba de dos años, dijo que estaba recibiendo llamadas y mensajes sobre cómo solicitarlo incluso antes de que se abrieran las solicitudes este martes.

Sin embargo, aunque el pago servirá para ayudar a las mujeres a escapar de la violencia, la cantidad es una fracción de las estimaciones de lo que pagan las víctimas para encontrar seguridad.

En 2017, el Consejo Australiano de Sindicatos descubrió que costaba una media de 18.000 dólares australianos (US$ 14.000), incluyendo la contratación de un abogado y una empresa de mudanzas, así como la instalación de un nuevo hogar con alimentos y electrodomésticos. El ACTU dijo que es probable que ese costo sea aún mayor en 2021.

The-CNN-Wire
™ & © 2021 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

CNN Newsource

Comments

Leave a Reply

Skip to content