Skip to Content

ANÁLISIS | El calvario de Pence no disuade a los posibles compañeros de lista de Trump

Julia Hernández

(CNN) — Ser vicepresidente de Donald Trump no acabó bien para Mike Pence, pero no hay indicios de que su dolorosa ruptura con el expresidente por sus exigencias anticonstitucionales esté asustando a ninguno de los aspirantes dispuestos a ponerse en su lugar.

Se espera que la búsqueda de un nuevo número dos por parte del presunto candidato del Partido Republicano culmine con una dramática presentación en la Convención Nacional Republicana dentro de un mes, probablemente coreografiada para conseguir un aumento de los índices de audiencia televisiva.

En varios momentos, la lista de posibles aspirantes incluyó al senador de Ohio, J.D. Vance; al gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum; al senador de Florida, Marco Rubio; al senador de Carolina del Sur, Tim Scott; a la diputada de Nueva York, Elise Stefanik; al senador de Arkansas, Tom Cotton; al diputado de Florida, Byron Donalds; y al exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson.

ANÁLISIS | ¿Quién podría ser el compañero de fórmula de Donald Trump?

Trump rompió todas las convenciones sobre el negocio de presentarse a presidente y servir en el Despacho Oval. Y someter a posibles compañeros de fórmula a un proceso de audición televisado no es una excepción. El manual de la vieja escuela, en el que los posibles aspirantes a vicepresidente fingen falta de interés por el puesto para maximizar sus posibilidades de conseguirlo, es opuesto a la forma de operar de Trump.

Los posibles aspirantes a vicepresidente que intentan captar la atención de Trump salen en televisión, sabiendo que probablemente está mirando, y le dedican cumplidos, hablan de sus posibilidades de ganar, amplifican sus teorías de la conspiración del fraude electoral y critican su condena penal. Algunos han dejado claro que no habrían hecho lo que hizo Pence el 6 de enero de 2021, cuando concluyó que no tenía poder para cambiar el resultado de las elecciones de 2020 en el Congreso.

El exvicepresidente Mike Pence en el Capitolio de EE.UU. el 16 de mayo de 2024. (Crédito: Kent Nishimura/Getty Images)

La adopción casi total de los mantras de Trump sugiere que la experiencia del último vicepresidente republicano —que fue perseguido con gritos de “ahorquen a Mike Pence” por miembros de la turba trumpista que atacó el Capitolio— no les está haciendo reflexionar demasiado. Y ello a pesar de que la historia sugiere que, en algún momento de su potencial mandato, un eventual presidente Trump podría pedirles algo que ponga a prueba sus conciencias, la ley o la Constitución.

El atractivo de la candidatura a la vicepresidencia puede reflejar el magnetismo de Trump y la embriagadora euforia de ser un actor clave en el movimiento “Make America Great Again”. Para la gente ambiciosa, ya sean políticos en ciernes o quienes siempre han soñado con la presidencia pero se han quedado cortos, la vicepresidencia puede ser una propuesta atractiva. El cargo tiene muchas indignidades, entre ellas estar siempre eclipsado por el jefe, hacer viajes al extranjero que el presidente no quiere hacer y no tener verdaderas obligaciones formales aparte de ser una red de seguridad constitucional si el presidente muere.

¿Cómo podría decidir la Corte Suprema la taquillera pelea de Trump por la inmunidad?

Pero la creciente creencia entre los republicanos de que la presidencia está al alcance de la mano este año —evidente en sus optimistas declaraciones públicas— significa que un puesto en la lista de Trump es una posibilidad atractiva. Y morbosamente, existe la posibilidad de estar a un latido de la presidencia junto a un comandante en jefe que tendría 82 años al final de su mandato.

En muchos sentidos, Pence tuvo una forma de comportarse adecuada hasta el momento en que, en las dos últimas semanas de su mandato, fracturó su relación con su presidente y arruinó su carrera política posterior al Ala Oeste. Difícilmente podría haber sido más leal a Trump, incluso durante la chapuza del expresidente en la gestión de una pandemia única en el siglo, y a veces esa lealtad se manifestaba como una veneración con ojos llorosos.

¿Un heredero de Trump?

Puede que Trump no piense en lo que ocurrirá con su movimiento Make America Great Again (MAGA, por sus siglas en inglés) cuando él ya no esté activo en política. Pero el vicepresidente de un segundo mandato también podría estar en condiciones de convertirse en su heredero político, una propuesta especialmente atractiva para alguien como J.D. Vance, de 39 años, que pasó de ser un duro crítico de Trump a un protegido de MAGA.

El senador de primer mandato no tuvo miedo de promover sus propias credenciales. En unos comentarios sorprendentemente francos en Fox News el lunes, dijo: “Si Trump coge el teléfono y te llama, el primer tipo de pensamiento que tienes que tener contigo mismo no es solo ¿podría ser vicepresidente?, sino ¿podría estar en última instancia en la gran silla? Y mira, si me lo pidiera, me lo pensaría, pero creo que la respuesta es sí”, dijo.

La estrategia de Donald Trump: confiar en la ayuda de organizaciones externas como Turning Point

El senador J.D. Vance pronuncia un discurso en la Convención Popular Turning Point en el Huntington Place de Detroit, Michigan, el 16 de junio de 2024. (Crédito: Jeff Kowalsky/AFP/Getty Images)

El republicano de Ohio dijo que Trump no le había preguntado por el puesto, pero dejó claro en una entrevista con Kaitlan Collins, de CNN, en mayo, que no le desanimó lo que le ocurrió a Pence el 6 de enero de 2021, después de que Trump le pidiera públicamente que usara su poder como vicepresidente para supervisar el recuento de votos del Colegio Electoral y anular la victoria del presidente Joe Biden. “Soy extremadamente escéptico de que la vida de Mike Pence haya estado alguna vez en peligro”, dijo Vance.

También dejó claro a Trump que él no habría adoptado la interpretación de Pence sobre los límites constitucionales a los poderes de la vicepresidencia. “Si yo hubiera sido vicepresidente, habría dicho a los estados, como Pensilvania, Georgia y tantos otros, que necesitábamos tener múltiples listas de electores y creo que el Congreso de EE.UU. debería haber luchado por ello a partir de ahí”, dijo Vance a ABC News en febrero. “Esa es la forma legítima de abordar unas elecciones que mucha gente, incluido yo, pensamos que tuvo muchos problemas en 2020. Creo que eso es lo que deberíamos haber hecho”. No hay justificación constitucional para tal proceder.

Los posibles rivales de Vance por un puesto en la candidatura de Trump

Vance es uno de los posibles candidatos a la vicepresidencia, junto con Marco Rubio y Doug Burgum, a los que la campaña de Trump envió material de investigación, según informó CNN a principios de este mes.

Burgum siguió el camino clásico de convertir una campaña presidencial infructuosa en un puesto en el derbi vicepresidencial. En cierto modo, es similar a Pence, que fue un gobernador de Indiana profundamente conservador. El gobernador de Dakota del Norte también demostró el tipo de lealtad incuestionable que Trump valora. Es rico, un hombre de negocios hecho a sí mismo y es el tipo de persona con la que el expresidente pasó su vida en salas de juntas y clubes de golf. Y no es tan extravagante como para robarle los titulares al otrora y posiblemente futuro presidente.

El gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, escucha mientras Trump habla con los periodistas al final del día de procedimientos en el juicio penal de Trump por el dinero de su silencio en la ciudad de Nueva York el 14 de mayo de 2024. (Crédito: Justin Lane/Pool/Getty Images)

Burgum dijo que cree que Biden ganó las elecciones de 2020, pero también planteó dudas sobre su imparcialidad, haciendo el juego a las falsas afirmaciones de Trump de que los cambios en las prácticas electorales para tener en cuenta la emergencia de covid-19 equivalen a un fraude. Y también se hizo querer por el expresidente al restar importancia a su condena penal en Nueva York por falsificar registros empresariales para ocultar un pago de dinero por silencio a una exestrella del cine para adultos como una mera nimiedad contable.

Rubio adoptó un enfoque más discreto en comparación con algunos de sus rivales. Pero el senador de Florida, que mucha gente en Washington cree que aún alimenta ambiciones presidenciales tras perder de forma humillante ante Trump en las primarias de 2016, parece haber estado intentando hacerse más aceptable como candidato a la vicepresidencia. Criticó fervientemente la condena de Trump en Nueva York y en mayo dijo en el programa “Meet the Press” de NBC que solo aceptaría el resultado de las elecciones de 2024 si era justo, a pesar de que no había indicios de que no lo fuera.

ANÁLISIS | Trump recibió el regalo de cumpleaños perfecto: la capitulación total del Partido Republicano

En el mismo programa, señaló que a pesar de que en el pasado ridiculizó a Trump en la campaña de 2016, y de que muchas de sus posiciones originales en temas como política exterior e inmigración parecen chocar con el expresidente, estaría dispuesto a servir a su lado. “Creo que a cualquiera que se le ofrezca ese trabajo para servir a este país en el segundo cargo más alto —suponiendo que todo lo demás en tu vida tenga sentido en ese momento—, si estás interesado en servir al país, es un lugar increíble para hacerlo”, dijo. Más recientemente, Rubio suscitó especulaciones sobre su posible acceso al puesto de vicepresidente al unirse a Trump en debates políticos antes del primer debate presidencial en CNN el próximo jueves.

El senador Marco Rubio habla durante un acto de campaña de Trump en West Palm Beach, Florida, el 14 de junio de 2024. (Crédito: Jim Watson/AFP/Getty Images)

Aunque la mayor parte de la atención se centró en Rubio, Burgum y Vance, el enfoque poco ortodoxo de Trump y su afición a mantener a la gente fuera de equilibrio significa que no se puede descartar una elección sorpresa. Una candidata potencial cuya estrella parece haberse apagado es la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, que publicó un libro a principios de este año en un aparente intento de impulsar sus posibilidades, pero que se vio envuelta en una polémica sobre su historia de disparar al perro de la familia.

En una aparición en el programa “State of the Union” de CNN el 9 de junio, Noem parecía estar tratando de revivir su candidatura, al instar a Trump a elegir a una mujer como compañera de fórmula. “Todas las encuestas le dicen en estos estados indecisos que una mujer en la candidatura le ayuda a ganar. Las encuestas lo dicen”, dijo. Refiriéndose a un viaje de campaña a Wisconsin, un estado indeciso crítico, la gobernadora de Dakota del Sur dijo que los votantes independientes y los que se inclinan por Trump “también quieren saber que su perspectiva va a estar en la mesa cuando se tomen las decisiones”.

A menos de un mes del momento en que se espera que Trump haga su elección, no hay claridad real sobre quién será el candidato. Y así es como le gusta al expresidente.

The-CNN-Wire
™ & © 2024 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Article Topic Follows: Noticias - CNN

Jump to comments ↓

CNN Newsource

BE PART OF THE CONVERSATION

KTVZ NewsChannel 21 is committed to providing a forum for civil and constructive conversation.

Please keep your comments respectful and relevant. You can review our Community Guidelines by clicking here

If you would like to share a story idea, please submit it here.

Skip to content